Unexma

Capítulo IX

“UNEXMA”

CAPÍTULO 9

… Sentía que en realidad no tenía salvación. La verdad tengo mucho miedo y pensé; “soy muy niña para morir”, pero voy a luchar hasta el final. Lo único que veía, eran esos cuchillos que estaban elevados y pasaban en todo el cuerpo de Unexma sin hacerle ningún rasguño, y esa lengua tan larga. Y sin darme cuenta, su lengua se enrolla en mi manito que justo tenía en la mesa. Y luego ella elevó sus brazos; y los cuchillos, servicios, platos, ollas, sartenes etc., estaban en el techo encima de mí, y la lengua de Unexma apretaba mucho mi mano y no me soltaba. Sentí una risa tenebrosa, miré y ella se reía, pero su risa no era para nada contagiosa y no me daba risa, ni miedo. Al contrario me daba enorme rabia. Miré por todos lados y vi en la mesa un vaso con agua, y lo tomé con la mano que tenía libre, eso fue lo único cerca con lo que yo podía intentar defenderme. Sabía que tal vez no tenía salvación, pero me defenderé con lo que sea. Acto seguido, Unexma empezó a bajar sus brazos lentamente, y las cosas que estaban en el techo también. Me puse a rezar despacio, y la verdad, tenía unas enormes ganas de llorar y le pedí a Diosito:

—“¡Por favor Diosito, ayúdame!”.
—No dejes que esa mujer fea se salga con la suya.
—Te prometo que seré una niña obediente con mis papitos y no voy a ser tan enojona.
—Prometo comerme toda la comida y también me levantaré temprano cuando vaya a la escuela.
¿Ya Diosito?.
—Me portaré bien en casa y en la escuela.

Entonces vi que algo brillante pasaba por mi rostro y me di cuenta que era uno de los cuchillos y algo me hizo mirar por la parte metálica del cuchillo y podría jurar que vi a un hombre que me sonreía y sentí que una mano tomaba mi otra manito y me hizo agarrar el mango del cuchillo, parecía como que estuviera soñando. Siendo yo una niña que debería jugar con mis muñecas y jugar con mi amiga, estoy luchando con este demonio. Siento que no soy una niña normal y que debo luchar hasta el final y defender a mi amiga Antonella siempre.
Así que tomé con firmeza el mango miré la lengua de Unexma y sin pensarlo le corté un pedazo de lengua para que soltara mi mano. Ella lanzó un chillido aterrador y entonces, tomé el vaso con agua y le lancé el agua hacia la cara, y dio otro grito tenebroso. Momento que aproveché para zafarme y me escondí debajo de la mesa y veía como Unexma se tambaleaba un poco y empezaron a caer las cosas de la cocina al suelo.
Yo estoy segura que alguien me ayudó, la pregunta es: ¿quién?

En ese instante, aproveché y salí de mi escondite, y como estaba cerca de la puerta de la cocina, corrí un poco la silla y salí arrancando y escuché por primera vez la voz ultratumba de Unexma:

—¡Volveré por ti y por Antonella!.

Lo único que podía pensar era salir arrancando de esa casa y lo único que quería era llegar a mi casa lo antes posible, cosa que pude lograr.

Ya por fin en casa, subí a mi habitación para mirar por la ventana hacia la casa y la habitación de mi amiga Antonella, pero no estaba Unexma.
Tal vez se fue para siempre y nunca más sabremos nada de la “patas de canario”.
Estaba pensando en eso cuando siento una mano en mi hombro…

—¡Aaaaah!

—Brenda, ¿qué te pasa?.
—era mi mamá que me llevaba un vaso con leche.

—No me pasa nada. —me asustaste porque estaba concentrada en otra cosa.
—Bueno, te traía leche.
—¡Gracias mamá!, ¡eres la mejor mamá del mundo!.

Desde ese día no vi más a Unexma merodear la casa de Antonella, ni dentro de ella. Pero no olvidaba las palabras de esa voz tétrica:

—¡Volveré!…

Autora: Lorena Castro C.
Lorena Escritora en Facebook.
Chilena.
Derechos Reservados.
@lorenaescritora en instagram

Categorías:Unexma

Tagged as:

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .