Capítulo XXIII

CAPÍTULO 23

—¡Dios mío! Qué maldita pesadilla tuve nuevamente con mi amiga, siento que esto ya no es algo normal. Esta “patas de canario” me tiene loca con tantas pesadillas. En vez de soñar que estoy en la playa bronceando este hermoso cuerpo que Dios me dio, tomando una rica cerveza helada; tengo que soñar con la cara con hoyos del terror. Menos mal que ya amaneció y son las nueve de la mañana, voy a bajar a tomar desayuno. Entonces me levanté y no sé por qué me dio una sensación de necesidad que tenía que ir a la casa de mi amiga, siento que ahí puedo encontrar algunas respuestas que necesito. Menos mal que la tía Florencia le pasó unas copias de llaves de la casa a mi mamá y mi hermosa madre las tiene colgadas en un perchero chico detrás de la puerta de la habitación de ella, y por lo que recuerdo una vez Antonella me mostró que había un cuarto al lado de la habitación de ella, pero la puerta estaba sellada y ni siquiera su padre la pudo abrir.
Tengo mucha curiosidad. Cuando termine de desayunar y mi madre salga a comprar, voy a su cuarto a sacar las llaves e iré a la casa de mi amiga. Una vez allí, intentaré abrir esa puerta como sea, la curiosidad está llamando a mi puerta, pero primero haré el aseo de la casa rápido, así mamá no sospechará nada y tendré el tiempo suficiente para ir, investigar y volver. Aunque algo me dice que tengo que tener cuidado, pues dice un refrán “que la curiosidad mató al gato”, así que espero que no me pase algo malo por curiosa.

Entonces tomé mi desayuno, me fui a bañar y después mi mamá me avisó que iba ir a comprar para el almuerzo, y que no me olvidara del aseo de mi habitación. Bueno, hice el aseo de mi habitación rápidamente y fui a buscar las llaves y también busqué un destornillador que mi papá guarda en su velador.
Y me fui rápidamente a la casa de Antonella.

Una vez dentro de la casa, sentía una sensación de miedo, pero tengo que saber qué pasa con ese cuarto, así que subí al segundo piso y me dirigí a aquella sellada habitación.
Ya estando frente a la puerta, intenté abrir la puerta, pero en realidad está muy sellada y creo que me llevará bastante trabajo abrirla, pero de que la voy abrir, la voy abrir.
Ciertamente, me ha costado bastante poder abrirla, tanto así que ya parece un imposible. Estaba a punto de rendirme, cuando de pronto por fin sentí como ese “click” de que por fin cedió y ahora sí, a abrir la misteriosa habitación y cuando toqué la manilla de la puerta ya abierta, sentí unas energías extrañas y fuertes. Lentamente abrí la puerta completamente y sentí un escalofrío que me recorrió entera —creo que tal vez, no debí abrirla —pero ya lo hice, y ya no me puedo echar para atrás. Entonces entré y era una habitación de alguna mujer, por el estilo de los muebles y la cama, que es bastante femenina y al adentrarme un poco más, comencé a sentir una fuerte jaqueca y luego se me vinieron imágenes un poco difusas.

Veo a dos mujeres; una de edad madura, una chica joven muy bella y un perrito cocker, las imágenes van y vuelven a ratos. Mi dolor de cabeza es cada vez más fuerte. La habitación se siente con energías de mucha pena y horror. Me senté en la cama, bebí un poco de mi botella de agua para intentar oxigenar mi cerebro. ¡Funcionó!, me voy a concentrar y veré qué pasó realmente.
Cerré mis ojos, respiré profundamente y me concentré…

Estoy comenzando a sentir mucho ruido abajo, ¿habrá entrado alguien a la casa?, no creo que justo ahora mi amiga llegó. Se supone que recién hoy se venía de regreso.
Y cuando abro mis ojos, me encuentro en una cocina, y creo que no es la casa de mi amiga sino otra casa; aunque se parece en ciertos rasgos al hogar de Antonella. Miré al suelo, el techo y alrededor, y vi el rayón del muro que tiene la cocina en la casa de mi amiga. Entonces no hay duda de que ésta casa es de la “Anto”, pero muy diferente a nuestros tiempos; es como de los años sesenta o setenta.
Volví a escuchar esos ruidos molestos abajo —alguien está entrando a la casa…

Autora: Lorena Castro C.
Lorena Escritora en Facebook.
Chilena.
Derechos Reservados.
@lorenaescritora en instagram.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .