El vocablo griego hōroskópos, que puede traducirse como “que observa la hora” (en referencia a la hora del nacimiento), llegó al latín como horoscŏpus. Dicho término derivó en nuestro idioma en horóscopo, concepto que hace referencia a una predicción realizada según la posición de los astros en un determinado momento.